Página de inicio, Gobierno de México

Sistema Nacional de Información y Gestión Forestal

Bosques

Esta salvaguarda busca fomentar el mejor manejo de los bosques y eliminar los daños potenciales causado por su aprovechamiento, a través de dos líneas de trabajo principalmente:

La organización comunitaria

A través de apoyos que tienen la finalidad de desarrollar acción colectiva, buscando alcanzar objetivos comunes y mejorar el manejo de los Bosques productivos.

Dentro de las Reglas de Operación se encuentran en el Componente II Gobernanza y Desarrollo de Capacidades y son los siguientes:

DC.2 Seminarios de comunidad a comunidad

DC.4. Promotor Forestal Comunitario

DC.7. Proyectos de fortalecimiento de las Organizaciones Sociales del Sector Forestal

Los ejidos y comunidades, como instituciones agrarias con territorio y autogobierno, se rigen por un marco legal complejo, les aplica en primer término la Ley Agraria y sobre esa base de derechos agrarios, se construyen los acuerdos para el manejo de sus recursos naturales y el aprovechamiento de los recursos forestales. De esta manera, en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Agraria, la Asamblea General es el órgano máximo en la toma de decisiones, cuidando siempre que estas decisiones no entren en conflicto con la legislación aplicable vigente.

La lógica de la organización comunitaria es crear capacidades de gestión al interior de ejidos y comunidades, para que se apropien de las decisiones sobre la gestión de su bosque.

Por ejemplo, los seminarios de comunidad a comunidad constituyen una herramienta poderosa, para motivar a los ejidos y comunidades para que se involucren en acciones de manejo forestal, transformación primaria y diversificación productiva. Como resultado de su ejecución, las actitudes en los ejidos y comunidades, así como en sus empresas forestales comunitarias, serán proactivas respecto a la inversión productiva, la innovación y el fomento a la competitividad.

Un aspecto de gran relevancia es el establecimiento de acuerdos de colaboración entre los núcleos agrarios participantes, pues ello facilitará la construcción de una visión común a nivel regional y la colaboración para impulsar proyectos estratégicos a nivel regional.

El trabajo que realizan los promotores forestales comunitarios en los ejidos y comunidades es muy importante, permite a los núcleos agrarios construir capital humano a nivel comunitario, que al disponer de capacidades, habilidades, conocimientos, relaciones y recursos para allegarse de información, programar y realizar reuniones de trabajo y mantener un acompañamiento constante con los órganos de representación, facilitará la toma de decisiones de las asambleas y el Comisariado.

Las decisiones tomadas de esta manera, facilitaran la constitución y operación de las empresas forestales comunitarias y con ello el control por parte de las comunidades, de los procesos de producción, industrialización y comercialización de productos forestales.

En todos los casos para solicitar el apoyo es necesario presentar una propuesta técnica, cada propuesta tiene sus características dependiendo del apoyo y se puede ver en los Términos de Referencia correspondientes. Una vez recibidas en la CONAFOR las solicitudes y propuestas técnicas, estas son sometidas a una evaluación técnica, con objeto de asignar los recursos a los proyectos que cumplan con los criterios y requisitos establecidos en las Reglas de Operación.

Como parte del impulso al fortalecimiento de las organizaciones sociales, la CONAFOR ha incluido en los términos de referencia de los Proyectos de fortalecimiento de las Organizaciones Sociales del Sector Forestal, la construcción y operación de espacios regionales de participación y consulta social. Estos espacios regionales son foros en los que se promueve la participación de los representantes agrarios, los promotores forestales comunitarios, los representantes e integrantes de las organizaciones sociales, para que en ellos, se analice, delibere y tomen acuerdos para identificar sus problemas, las alternativas de solución y los proyectos que deberán implementarse para ello. Si bien esta forma de operar de las Organizaciones Sociales del Sector Forestal, se encuentre en su primera fase de aplicación, las acciones que se realicen habrán de proporcionar importantes lecciones aprendidas, para en el futuro inmediato, fortalecer la participación social.

Certificación

La Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS) señala, que la Certificación del Buen Manejo Forestal es un medio para acreditar el adecuado manejo forestal, mejorar la protección de los ecosistemas forestales y facilitar el acceso a mercados nacionales e internacionales preocupados por el futuro de los recursos forestales.

En este sentido, la CONAFOR busca el cumplimiento de esta salvaguarda impulsando y promoviendo la certificación del buen manejo forestal, apoyando a los propietarios forestales a fin de que éstos puedan obtener dicho certificado, por medio del cual se garantizaque la extracción de las materias primas y productos del bosque se hace sin dañar al medio ambiente, generando beneficios ambientales, sociales y económicos para las comunidades.

La certificación, es un proceso de evaluación formalmente establecido y reconocido, que busca garantizar el buen manejo del bosque en función de estándares, principios, criterios e indicadores predeterminados que permiten verificar el cumplimiento. La evaluación la lleva a cabo un tercero no relacionado ni con quien maneja el bosque ni con el gobierno, para garantizar la transparencia del proceso.

Indicador de seguimiento: Tasa de variación de la superficie bajo manejo forestal certificada

Ligas de interés

Descargas

  • pdf

    Ficha del Indicador 2017

    0.28MBs Descargar

Galería